JUBILACIONES DIGNAS Y EQUITATIVAS

Porque luego de 7 años de crecimiento económico no hay plata para los jubilados

La oposición de derecha, en su afán de minar al gobierno ha levantado una justa reivindicación, una deuda pendiente del Estado nacional: el 82% móvil para los jubilados de ANSES.

Pero, ¿Por qué el 82% móvil?

Porque es un derecho adquirido de todos los jubilados, como ya lo dictaminó la Corte Suprema de Justicia. Además, porque al tener como referencia la escala salarial vigente cada jubilado cobraría de acuerdo al salario de los trabajadores activos de su rama laboral. Sin la movilidad jubilatoria cada vez más gente cobra la mínima porque, esta aumenta arbitrariamente y no ajustada por los salarios de los trabajadores activos.

La función y, por lo tanto, primera obligación del ANSES es garantizar el 82 % móvil, recién allí, con el excedente, si lo hubiera, no estaría mal que financie algún déficit del Estado.

Hay dos falsas opciones:

Una es la de la oposición de derecha que ahora impulsa esta medida en el Congreso. Tanto el Peronismo Federal y la Coalición Cívica quieren desfinanciar al Estado mediante propuestas contradictorias como bajar las retenciones a la exportación de granos y aumentar las jubilaciones. Para financiar el 82 % móvil, proponen bajar el gasto público, como si esto fuera bueno, cuando en realidad significa menos dinero en salud, educación, infraestructura, etc. o, tomar más deuda externa, la que nos ata cada vez más a la especulación financiera internacional.

La otra falsa opción es la que propone el Gobierno. La falsedad está en presentar como únicas alternativas la de la oposición de derecha o mantener el actual nivel en las jubilaciones porque, argumentan que, otorgar el 82 % móvil haría quebrar el ANSES. Esa disyuntiva falsa la utilizan no sólo en este tema sino en el conjunto de su política.

Hay otra forma de financiar la medida sin caer en esa trampa: Elevar las jubilaciones hasta alcanzar el 82 % móvil representaría un aumento de 20.406 millones de pesos al año. Este monto puede ser cubierto con el propio superávit corriente del ANSES (se prevén para este año 7.500 millones de pesos) y, con la restitución de las contribuciones patronales, anteriores al decreto de Cavallo de 1993, para las grandes empresas, lo que significarían un ingreso algo menor a los 20.000 millones de pesos al año. Con estas dos sumas ya estaría cubierto. Además, se estima que con la reducción del trabajo en negro a los niveles de esa época podrían sumarse otros 26.000 millones de pesos. Junto con la movilidad jubilatoria se debe concretar una verdadera universalización de las asignaciones familiares con un monto que recomponga la pérdida del poder adquisitivo producido por la inflación. Se debe financiar con los recursos que el Tesoro está ahorrando con los planes sociales que se dieron de baja en el marco de la asignación por hijo, sumado a un incremento de la recaudación del impuesto a las ganancias y demás impuestos progresivos (mayor ganancia y/o capital mayor impuesto), eliminación de las exenciones vigentes, restableciendo los impuestos a los bienes suntuarios, grabando las rentas financieras y de la minería.

El problema de fondo está en que pese a que la economía del país crece, la desocupación baja y los salarios aumentan, aunque estos dos últimos insuficientemente, el trabajo que existe y el que se crea es en gran parte en negro. Esto permite que los empleadores paguen salarios miserables y no aporten al ANSES, y los que lo hacen sólo paguen la mitad de lo que corresponde, por el mencionado decreto de Cavallo.

Entonces lo más importante es que el Estado garantice la creación de trabajo en blanco para todos y con salarios que permitan el bienestar de los trabajadores. Se hace imprescindible rechazar las recomendaciones de la derecha así como también cambiar el actual modelo económico, impulsado por el Gobierno, por otro que lleve en poco tiempo al pleno empleo. Esto se puede hacer con gran firmeza política, recuperando las empresas estratégicas e invirtiendo en producción. Medidas que combinen emprendimientos con utilización de gran cantidad de mano de obra, con otros que utilicen tecnología de punta. Por ejemplo creando una empresa nacional de ferrocarriles que reconstruya el sistema. Esto permitiría un aumento real de salarios lo que redundaría en mayor recaudación previsional y mayores inversiones generándose lo que los economistas llaman un círculo virtuoso sin la necesidad de endeudamiento externo.

El país tiene más de 50.000 millones de dólares de reservas de libre disponibilidad, de las cuales de podrían usar cerca de 20.000 millones, sin afectar la estabilidad monetaria, para concretar la plena ocupación con el consiguiente crecimiento de la economía, la justicia social y la democratización de la sociedad pero, el gobierno prefiere utilizarlos en pagar la ilegitima y fraudulenta deuda externa.

¡82 % móvil para jubilados y pensionados!

¡Universalización de las asignaciones familiares!

¡Plena ocupación de los trabajadores!

¡Democratización de la sociedad!

Anuncios

Una respuesta a JUBILACIONES DIGNAS Y EQUITATIVAS

  1. Malibena dice:

    Muy interesante esta propuesta.No parecería difícil llevarla a cabo, pero se necesitaría una gran decisión política para concretarla. Eso nos está faltando por ahora lamentablemente: una fuerza política que pueda implementar este tipo de medidas.Hay que trabajar mucho para crearla.No es imposible me parece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: