¡¡¡GRACIAS CUMPAS!!!

El día que fiscalizamos con Ramiro en 1 y 60, pasamos un momento muy especial, por el que quiero agradecerle a todos/as los/as cumpas, que intervinieron en él. Cerca del mediodía, empezamos a sentir hambre, habíamos desayunado a las 6 de la mañana, le propuse a Ramiro cruzarnos al kiosko de enfrente y comprar algo para comer, con la única condición de que yo lo invitaba a almorzar, Ramiro se negaba a aceptar mi invitación, en pleno debate, msj de Pablito: “Estás con Ramiro? es por la comida, en un rato se la enviamos”.

Habíamos presenciado en las 6 mesas, como el FPV, y el Radicalismo, haciendo alarde de su dinero, le traían a sus fiscales de mesa, y a los generales, grandes bolsas con variados alimentos, envasados, que hasta incluían el postre, (después del almuerzo, siguieron trayéndoles la merienda y no sabemos si también hubo cena) y gaseosas de litro y medio.

Tiempo después del msj de Pablito, vino una compañera, que no sé como se llama, con 2 bandejas, con tallarines y salsa casera, pan, sal, y un tenedor de los que usamos en nuestras casas, calentitos y envueltos en nylon. Nos sentamos en el borde de la escalinata del edificio, Ramiro se cruzó a comprar la bebida, y ambos dijimos: qué distinta esta comida a la de los partidos con aparato, ahí sólo hay dinero que compra y vende mercancías, incluidas las personas, en cambio en nuestro caso, sentimos que lo que estaba en juego era “El amor”, con el que pensaron en nosotros, con el que los cocinaron, con el que los envolvieron y con el que los trajeron, por eso eran tan exquisitos, y nos cayeron tan bien¡¡¡y fueron además una caricia al alma, aunque no lo sabíamos todavía, nos esperaban 11 hs más de trabajo, pero el bienestar anímico que sentimos después del almuerzo, nos acompañó hasta el final de la jornada.

El viernes pasado conté esta anécdota en la escuelita de formación, y ahí, cuando lo puse en palabras, y se me llenaron los ojos de lágrimas,  y se me hizo un nudo en la garganta… comprendí (por que todos/as los/as que escuchaban tenían la misma y notable emoción) el valor afectivo, de ese aparentemente pequeño, momento vivido.

Difícilmente Ramiro y yo, olvidemos el sabor de esos fideos…Gracias cumpas¡¡¡

Elena Comoglio (compañera de la Unión del Pueblo y candidata a senadora provincial bonaerense por la Alianza Proyecto Sur para estas elecciones de 0ctubre de 2011)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: